miércoles, 16 de abril de 2014

Leche frita

Ya estamos en Semana Santa, y como el año pasado ya preparamos unas riquísimas Torrijas rellenas de crema pastelera, pues este año otro dulce típico de estas fiestas, Leche frita.
Hay muchas recetas de leche frita, en algunas se aromatiza la leche con vainilla, en otras se añade huevo o incluso nata líquida, supongo que es cuestión de gustos y de encontrar esa receta que más nos gusta a cada uno. Yo espero que os guste esta versión, en la que además, he utilizado maicena para que así sea apta para celíacos y alérgicos al gluten, pero podeis cambiarla por harina de trigo o incluso utilizar una mezcla de ambas harinas. En fin, yo he tomado nota de la receta del blog De la vista al paladar, y desde luego fue todo un éxito, a todo el mundo le encantó, espero que a vosotros también. Empecemos.



Ingredientes:
  • 1 litro de leche
  • 120 gr de maicena (harina fina de maiz)
  • 200 gr de azúcar
  • La  piel de 1 limón
  • 1 palito de canela en rama
  • Aceite para freir
Para rebozar:
  • 2 huevos batidos 
  • Maicena
  • Azúcar y canela en polvo

Así lo hago yo:
  • Ponemos a hervir tres cuartos de litro de leche con la piel del limón y el palito de canela (reservamos el resto de leche), llevamos a ebullición y apagamos el fuego, tapamos y dejamos infusionar media hora. 
  • Retiramos la piel del limón y la canela y colamos la leche, añadimos el azúcar, y volvemos a poner a fuego medio-bajo. Mientras disolvemos la maicena en el resto de leche que habíamos reservado, y cuando esté bien disuelta se la añadimos a la leche caliente. Removemos constantemente con unas varillas hasta que espese, tardará unos minutos ya que tenemos el fuego bajo, pero así evitaremos que se nos pegue al fondo o que la harina quede cruda.
  • Vertemos la mezcla en un molde rectangular, yo lo he forrado con papel de horno, y después lo cubrimos con film transparente. Dejamos enfriar y guardamos en la nevera entre 2 y 4 horas (yo lo preparé por la tarde, y lo dejé hasta la mañana siguiente).
  • Desmoldamos con cuidado y cortamos en porciones, las pasamos por harina y luego por huevo batido, y freímos en abundante aceite, dejamos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Por último, en un plato mezclamos el azúcar y la canela en polvo, y vamos pasando los trozos de leche frita para rebozarlos. Y listo, ya tenemos un postre clásico riquísimo.
  • Mi molde mide 34x21cm y salieron 18 trozos.





sábado, 12 de abril de 2014

Endibias caramelizadas con queso

La receta de hoy surgió porque había comprado 2 endibias y quería hacer algo diferente con ellas, así que me puse a buscar por internet. En cuanto vi la receta de Silvia de Mi dulce tentación dejé de buscar más, sabía que me gustaría, y así ha sido, como dice ella es una receta deliciosa a más no poder. 
A todo el mundo no le gustan las endibias (como es el caso de mi hermana) porque resultan un poco amargas, pero con el azúcar moreno os aseguro que pasa desapercibido, hace un contraste increible. Además, la endibia es muy digestiva y muy poco calórica, así que esta receta lo tiene todo, es un entrante ligero y rico.



Ingredientes (para 2 personas):
  • 2 Endibias
  • 4 Cucharadas de aceite de oliva
  • 1 Cucharadita de azúcar moreno
  • Sal
  • Tomillo
  • Queso manchego (yo puse Havarti que era el que tenía en ese momento)
  • Pan rallado
  • Pimienta negra

Así lo hago yo:
  • En una fuente o cazuela apta para horno y cocina ponemos el aceite, el azúcar moreno y sal. Cortamos las endibias por la mitad y a lo largo, y las ponemos con el corte para abajo en la fuente o cazuela. Las cocinamos durante 3-5 minutos sin moverlas, dejando que se caramelicen. Retiramos del fuego y precalentamos el horno a 190º.
  • Damos la vuelta a las endibias, dejando la parte caramelizada hacia arriba, espolvoreamos tomillo, cubrimos con el queso cortado en lonchas finas y horneamos unos 5 minutos, hasta que veamos que el queso se funde. Sacamos del horno, espolvoreamos un poco de pan rallado y pimienta negra molida y horneamos 5 minutos más para que se dore el pan rallado. Servimos caliente.
  • Os aseguro que es un entrante delicioso, le agradezco a Silvia la receta, te aseguro que la repetiré.



martes, 8 de abril de 2014

Sopa Campesina

Hace poco, estando en casa de una amiga y marujeando de todos los temas posibles, me habló de esta sopa que en realidad es una sopa de bolsa. Tengo que reconocer que yo no conocía la existencia de estas verduras que ya vienen troceadas y preparadas en bolsa para hacer sopa, pero me picó la curiosidad y al final he terminado probando. En el super había dos tipos, para sopa juliana y sopa campesina, esta última ha sido la que he probado. 
He hecho unos cambios a su receta y he ido improvisando sobre la marcha, y tengo que reconocer que aunque al principio no tenía muy claro que nos fuera a gustar, al final nos la comimos de lo más a gusto, seguro que repito.



Ingredientes:
  • 1 Bolsa de verduras para sopa campesina (lleva brócoli, zanahoria, col blanca, calabacín, cebolla, judia verde y acelga, y es de 400gr).
  • 1 L de caldo de verduras (podeis ponerlo de pollo)
  • Sal
  • Pimentón dulce
  • Aceite de oliva
  • Media cebolla
  • 2 Contramuslos de pollo deshuesados
  • 2 Huevos cocidos

Así lo hago yo:
  • En primer lugar picamos la cebolla y la ponemos a pochar con un chorrito de aceite (si quereis podeis saltaros este paso ya que la bolsa ya lleva cebolla picada). Ponemos sal a los contramuslos y los hacemos vuelta y vuelta en el mismo aceite donde tenemos la cebolla, simplemente para que se hagan por fuera, los sacamos y reservamos.
  • Añadimos la bolsa de verduras, ponemos sal y pimentón, y lo rehogamos unos minutos. A continuación añadimos el caldo de verduras y cuando empiece a hervir añadimos los contramuslos. Dejamos hervir hasta que veamos que las verduras y el pollo están en su punto, entonces sacamos los contramuslos y los troceamos.
  • Servimos la sopa con unas tiras de pollo y un huevo cocido picado. Os aseguro que está riquísima. Por cierto, con estas cantidades me salieron tres platos.