viernes, 24 de octubre de 2014

Quiche de calabacín y tomates secos


En casa nos gustan mucho las quiches, son perfectas para una cena y están riquísimas, además, puedes aprovechar y poner variedad de ingredientes, carnes, quesos, verduras, pescado..... de manera que siempre puedes hacerla diferente. Además, si teneis una cena en casa con familia o amigos podeis prepararla con antelación y dedicar el tiempo para otras cosas, ya que podeis comerla fría o caliente, igualmente está deliciosa.

La que traigo hoy lleva calabacín y tomates secos en aceite, además, he puesto leche evaporada en lugar de nata para hacerla más ligera, pero ya sabeis que podeis hacerla a vuestro gusto. La comimos caliente (recién hecha) pero la que sobró nos la comimos al día siguiente fría y estaba igual de rica.
En cuanto a la masa quebrada yo la compré en el super en refrigerados, pero podeis hacerla vosotros mismos, yo de momento no me atrevo a tanto, pero todo llegará.






Ingredientes:
  • 1 plancha de masa quebrada
  • Aceite de oliva
  • Sal / Pimienta
  • 1 calabacín
  • Media cebolla
  • 5-6 tomates secos en aceite
  • 3 huevos (yo los utilicé tamaño L)
  • 200 ml de leche evaporada (podeis sustituirla por nata líquida)
  • Queso rallado


Así lo hago yo:
  • Precalentamos el horno a 180ºC, mientras preparamos el relleno.
  • Lo primero que haremos será poner la cebolla picada a pochar en una sartén con un pelín de aceite. A continuación, añadiremos el calabacín troceado (con piel), y pasados unos minutos los tomates secos en aceite también troceados. Salpimentamos al gusto y reservamos.
  • Batimos los huevos con la leche evaporada, y añadimos la mezcla anterior escurrida del aceite que pueda quedar en la sartén.
  • Forramos un molde apto para el horno con la masa quebrada, pinchamos ligeramente con un tenedor y volcamos dentro el relleno. 
  • Introducimos en el horno a 180º con calor abajo, a media cocción añadimos el queso rallado y ponemos calor arriba y abajo, así cogerá un color dorado riquísimo. Dejamos reposar unos minutos y servimos.


Notas: el tiempo total que yo la tuve en el horno fue de 25-30 minutos, pero eso ya depende del horno de cada uno y de como os guste de cuajada, para comprobar que lo está podeis pincharla con un palillo o brocheta. 







sábado, 18 de octubre de 2014

Pechugas de pollo al vapor


Desde que tengo el blog me pasa que todo el mundo me pregunta si en mi casa se come todos los días así, supongo que me imaginan todos los días entre fogones y venga comprar, cocinar y comer.
Bueno, pues no, no siempre comemos así, la verdad es que en mi caso la mayoría de los días comemos ligero, menos el día que le dedicamos al blog.

Así que hoy he decidido que os voy a poner un ejemplo de lo que es un día normal para mi, y para ello aquí os traigo el "super menú al vapor deluxe", digo deluxe porque ese día rellené las pechugas cuando de normal no lo hago. No tenía pensado ni hacer fotos ni publicarlo pero al final me he animado pensando que así el que siempre se hace la pechuga a la plancha puede ver que se puede preparar de otras maneras y además rico. 
En este caso las he acompañado de brócoli y patatas también al vapor, pero podeis acompañarlo de una ensalada, verduras a la plancha, arroz blanco...., en fin, de lo que querais. Espero que os guste.





Ingredientes:
  • Pechuga de pollo fileteada (podeis usar pavo)
  • Jamón york (podeis sustituirlo por pechuga de pavo, jamón serrano ....)
  • Sal 
  • Pimienta
  • Brócoli
  • Patatas
 

Así lo hago yo:
  • Salpimentamos los filetes de pechuga y ponemos una loncha de jamón york, y desde una de las puntas vamos enrollando. Yo la envuelvo con film plástico y hago como un cilindro para que así quede más apretada, pero podeis pinchar unos palillos y listo.
  • Ponemos agua en una olla o cacerola y el cestillo para cocer al vapor (la suficiente para que no toque el cestillo ni los alimentos) y cuando el agua empiece a hervir añadimos las patatas peladas y troceadas y los rollitos de pechuga, dejamos 10 minutos.
  • Cuando pasen los 10 minutos añadimos el brócoli lavado y cortado en ramilletes, y dejamos 10 minutos más. Sacamos del cestillo y listo.


Notas: 
  • Yo lo hago en dos tiempos porque las patatas y el brócoli necesitan tiempos distintos de cocción, y me gusta que la verdura quede al dente, no me gusta que se me pase. De todas formas el tiempo lo dejo a vuestra elección, depende de cómo os gusten las verduras.
  • Como veis no he puesto sal a las verduras, me gusta ponerla al final.
  • Muy importante, si poneis el film como yo debeis tener mucho cuidado al retirarlo, podeis quemaros con el vapor.






jueves, 9 de octubre de 2014

Cheesecake de oreo (sin horno)


Hoy 9 de Octubre se celebra el día de la Comunidad Valenciana, y como hace tiempo que no publico nada dulce he pensado que es el día perfecto para hacerlo, así que aquí teneis una tarta de queso con galletas oreo que en casa nos ha gustado mucho por lo rica y cremosa que queda.

Aunque veais que tiene muchos pasos es muy fácil de hacer, y lo que más me ha gustado es que no necesita horno. Eso sí, os aconsejo que no seais impacientes y no la desmoldeis antes de tiempo, teneis que dejarla en la nevera el mayor tiempo posible para que cuaje, de hecho yo la hice de un día para otro y un par de horas antes la desmoldé y la decoré. Estaba increible, no sabeis cuanto le gustó a mi sobrino.
Ah!, se me olvidaba, mi molde es de 24 cm y salió una tarta grande, os lo digo para que tengais en cuenta las cantidades si quereis hacer una tarta más pequeña. 







Ingredientes:
  • 350 gr de galletas tipo oreo 
  • 100 gr de mantequilla
  • 120 gr de azúcar glass
  • 300 gr de queso crema 
  • 100 ml de leche
  • 500 ml de nata para montar
  • 4-5 hojas de gelatina (yo puse 5 porque las mias eran hacendado y son más pequeñas)
  • Mini oreo para el relleno y para decorar (opcional)


Así lo hago yo:

Preparamos la base de la tarta:
  • Abrimos las galletas y quitamos la crema de su interior, dejándola en un bol a parte y reservándola para usarla más tarde en el relleno.
  • Trituramos las galletas hasta hacerlas polvo, y nos guardamos 2 o 3 cucharadas para más tarde espolvorear por encima de la tarta y decorarla. Al resto le añadimos la mantequilla derretida, mezclamos bien y extendemos en la base del molde, guardamos en la nevera y preparamos la crema.
Preparamos el relleno de la tarta:
  • Ponemos a hidratar la gelatina en agua fría.
  • Calentamos la leche, y cuando empiece a hervir añadimos las hojas de gelatina escurridas, removemos bien para que queden totalmente disueltas. Retiramos del fuego y dejamos que se enfríe.
  • Mientras se enfría la leche montamos la nata.
  • Ponemos en un bol el queso crema, el azúcar glass y la crema del relleno de las galletas que habíamos reservado. Batimos bien para que quede todo bien integrado y añadimos la leche con la gelatina y volvemos a batir. 
  • Añadimos la nata montada poco a poco a la crema de queso. En este paso yo añadí un puñadito de mini oreo para que el que se comiera un trozo se encontrara también galletitas en su interior. Vertemos la mezcla en el molde y guardamos la tarta en la nevera, mejor de un día para otro.
  • Antes de servir desmoldamos la tarta y decoramos con las galletas trituradas que teníamos reservadas. Además, podemos poner unas mini oreo al rededor de la tarta. La decoración va a gustos de cada uno.
  • Os encantará esta tarta. 


Fuente: Florelila